twitter

Pajarito

Volver a todas las noticias

24 Oct

Se acerca ese momento tan “temido” por muchas amatxus: el momento de incorporarse al trabajo y dejar a nuestros  hijos en la guardería.

No es temido por la separación en sí, sino por todas esas preguntas y dudas que invaden nuestras cabezas, a las cuales no sabemos qué responder y cuyas respuestas, en muchas ocasiones, las vamos encontrando a medida que va pasando el tiempo.

Karlota, tutora en  ZERU TXIKI, de nuestra aula de bebés y madre de una niña de 2 años, nos da unos preciosos consejos sobre cómo compatibilizar lactancia materna y guardería:

 

“A mí, como madre, una de las dudas que más me atormentaba era: ¿cómo voy a seguir dándole mi leche si estamos tanto tiempo separadas? ¿Cómo puedo producir más leche para que en la haur eskola le puedan dar biberones de leche materna? ¿Luego querrá  mamar si le doy biberón, aunque sea de mi leche?

Todas esas dudas me rondaban la cabeza una y otra vez, y un día, de la manera más sencilla, encontré las respuestas a ellas. Una amatxu como yo, que había pasado por la misma situación, me contó cómo lo hizo ella y la verdad es que me ayudó muchísimo.

Yo, si puedo ayudaros igual que lo hizo ella conmigo, me sentiría muy feliz.

Lo primero que hice fue ir creando un “banco de leche”. Yo iba un poco justa porque empecé 15 días antes de reincorporarme al trabajo y es recomendable empezar al menos 1 mes antes. Hay que tener en cuenta que pasaremos tiempo separados y el banco de leche se va agotando, así que mejor hacerlo con tiempo.

Después, para producir más leche, lo que hice fue sacarme leche del pecho que estaba libre mientras ella mamaba del otro. Puedes tener un poco sensación de que te estás ordeñando (por decirlo coloquialmente) pero la verdad es que el cuerpo humano es tan sabio que, al notar que aumenta la demanda, produce por dos.

Igual algunas de vosotras lo estáis leyendo y ya lo sabíais pero a mí me dejo alucinada.

Las extracciones deberían hacerse cada vez que amamantamos a nuestro pequeño. Pero entiendo, porque a mí también me pasaba, que las tomas de la noche son las más complicadas. Significa levantarte, ponerte el sacaleches, guardarlo en el recipiente… y un largo etc. Y también necesitamos descansar. Por lo que si entre semana (las que no trabajen el fin de semana, claro) no os sacáis en las tomas de la noche, tampoco pasa nada. Podemos aprovechar el fin de semana.

Para congelar, lo mejor es en cantidades pequeñas, ya que no sabemos con exactitud la cantidad que va a tomar el niño cada vez. Siempre es mejor tener que darle varias raciones que desperdiciar la leche, que tanto cuesta sacar. A la guarde también podéis llevar varios recipientes de leche para que los almacenen en el congelador (como en Zeru-Txiki) y así nos aseguramos que si nuestro hij@ necesita comer un día concreto más, no le faltará leche.

Por último, el usar biberón no significa que nuestro hijo luego no vaya a querer tomar pecho. Al final “saben” que, cuando no estamos, su fuente de alimentación es el biberón.

Espero que con estas pautas os haya podido ayudar un poquito, como en mi caso me ayudaron a mí.”

En Zeru-Txiki contamos con expertas profesionales, como Karlota, que proporcionan asesoramiento personalizado a cada familia sobre cualquier cuestión relacionada con la crianza y educación de vuestros hijos. No dudes en contactar con nosotros para aclarar todas tus dudas y facilitar la adaptación de toda la familia a esta nueva etapa.

Comments are closed.